imagen de fondo
Escudo del Valle de Ultzama
Ayuntamiento
del Valle de Ultzama

Patrimonio

historia
naturaleza
sociedad

naturaleza

Ver en el mapa

Ultzama es un valle rodeado de montañas, un espacio de prados, bosques, riachuelos y ganado pastando en él. Se respira un clima húmedo y suave, propio de pastos y helechales. Los humedales de Ultzama son una zona de gran riqueza biológica debido a su biodiversidad y en ellos podemos encontrar especies como el roble pedunculado, ejemplares centenarios en algunos casos (en Eltzaburu y Auza, por ejemplo), roble Sésil, hayas, olmos, castaños, fresnos, arces, así como otras especies; y una gran variedad de sotobosque como acebos, endrinos, zarzales, espinos, enebros, brezos, setas, hongos, musgos y helechos. En cuanto a la fauna encontraremos mamíferos como ciervos, corzos, jabalíes, tejones, lirones grises, martas, gran variedad de aves, pequeños anfibios, reptiles, así como especies de interés cinegético como palomas y becadas.

Los robledales de Ultzama (1420 hectáreas) están considerados por la Unión Europea y Gobierno de Navarra como un lugar de interés comunitario LIC y recientemente se ha incluido el monte de Belate como otro LIC gracias al descubrimiento de unos yacimientos de turbera. Por lo tanto, la riqueza medioambiental de la zona es importante. No en vano, el robledal de Orgi es considerado una de las grandes bellezas del valle. A él se puede acudir tanto para visitas como para simplemente hacer una parada para comer en sus numerosos merenderos. 

Como se ha mencionado antes, recientemente se han descubierto unos importantes yacimientos de turbera  en Belate. Su conservación es esencial puesto que quedan pocos en Navarra de tal magnitud. Afortunadamente hoy podemos visitarlos y se accede a ellos a través del propio puerto de Belate.

Descendemos de los montes a los pueblos, pequeños y bellos. Casas de piedra frecuentemente grandes, con cubierta a dos aguas y puertas de medio punto que junto con amplias balconadas ennoblecen las fachadas. Acercándose la primavera, balcones y jardines se llenan de color para recibir al visitante como sólo las flores saben hacerlo: ofreciendo su mejor cara.