imagen de fondo
Escudo del Valle de Ultzama
Ayuntamiento
del Valle de Ultzama

Cuánto tenemos por ofrecer

La huella del hombre en el valle se prolonga y se pierde en el tiempo. La encontramos en los vestigios prehistóricos de cuevas como Arraitz, en los viejos dólmenes, las calzadas romanas y los menhires de Belate, en las construcciones medievales al paso del primer camino compostelano y en el bello y noble caserío de mayor o menor antigüedad que salpica todo este territorio.
 
Hoy, si algo define Ultzama es la variedad y riqueza de su vida: La vida natural que se expresa en pastos, helechales, robledales, hayedos... hogar de ciervos, corzos, jabalíes, tejones, aves... La de su ganadería. La de sus aldeas y caseríos. Y sobre todo, no puede ser de otra manera, la vida de sus habitantes. Ellos son quienes alientan y sostienen la historia y la vida del valle.

historia
naturaleza
sociedad